La prevención en la odontología
La prevención en la odontología

Es sabido por todos la importancia de tener una boca y dientes saludables, tanto desde el punto de vista estético como del funcional, además es allí donde inicia el proceso digestivo.

Por esta razón resultan esenciales las medidas de prevención e higiene oral con el fin de evitar enfermedades y afecciones que conlleven a la afectación de dientes, encías y boca en general.

Seguidamente te damos algunos tips sobre la prevención en la salud bucodental como forma de conservar el bienestar de esta parte del cuerpo que influye en gran medida en tu salud general y autoestima.

Lo que es la prevención en la salud bucodental

Este es un plan que se puede llevar a cabo de manera colectiva o individual pero que persigue un mismo objetivo: mantener una boca y dientes sanos. 

Si se hace de forma comunitaria, por lo general se informa a la mujer embarazada sobre los cuidados especiales que debe tener por su condición, a los padres sobre el cuidado que deben mantener con los dientes de sus hijos, las formas de correcto cepillado, los tiempos de cepillado, etc.

En todo caso se ocupa de informar sobre todo lo que se debe hacer para prevenir enfermedades bucodentales. Es de señalar que estas medidas de prevención son muy sencillas y fáciles de seguir.

Las fases de la prevención en la salud bucodental

Como todo procedimiento, la prevención en la salud bucodental está dividida en varias etapas de acuerdo al estado de salud oral del paciente, estas son:

Fase de prevención primaria

la prevencion en tu salud bucodental

Trata de prevenir la aparición de enfermedades, aquí es donde la correcta higiene oral adquiere protagonismo. 

En esta etapa el odontólogo actúa como agente preventivo en la revisión de la dentadura y remoción de elementos bacterianos como la placa dental.

Fase de prevención secundaria

Ocurre cuando por alguna razón, especialmente por una higiene oral incorrecta o deficiente, aparecen enfermedades comunes como la caries o la gingivitis las cuales pueden ser controladas por el odontólogo con tratamientos rápidos y relativamente sencillos además no comprometen la integridad del diente.

Fase de prevención terciaria

En este caso la enfermedad está avanzada pero aún es controlable por el odontólogo aunque su tratamiento lleva más tiempo, de esta manera previene daños mayores en la cavidad bucal. 

En este punto es donde se comienza con el riesgo de perder piezas dentales de no tomar las medidas preventivas adecuadas.

Los beneficios que aporta la prevención en la salud bucodental

Son múltiples los beneficios que aporta la prevención, entre ellos se encuentran:

.- Evita las posibilidades de que tengas enfermedades que sean causa de tratamientos largos y costosos, también disminuyes el riesgo de pérdida de piezas dentales.

.- Previenen otras enfermedades asociadas a la salud corporal como la diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer, etc., y cuando estas ya existen, reduce las posibilidades de que sus consecuencias negativas se agraven.

.- Te permite una alta calidad de vida, ya que tu aspecto estético se mantendrá en el tiempo, tu sonrisa no se verá afectada, podrás disfrutar de todas las comidas, entre otros placeres y beneficios que te da el tener una boca y dientes sanos.

Medidas para la prevención de la salud bucodental

Las medidas preventivas consisten en aquellas actividades básicas que te permiten tener una buena higiene oral, para ello se tiene lo siguiente.

Higiene oral

Correcto cepillado de dientes

La mejor forma de hacerlo es de manera circular y con una inclinación de 45° hacia la encía, de esta forma limpiarás los dientes, los espacios entre diente y encía y las encías en sí. 

Debes cepillar tanto la parte frontal como posterior de los dientes así como la superficie de masticación.

Igualmente debes cepillar la lengua teniendo cuidado que no te quedes espacios en ella que sean de color blanco porque allí es donde se acumulan las bacterias.

Asimismo debes utilizar un dentífrico que contenga flúor y que a la vez sea antiséptico. 

El cepillo debe ser de cerdas suaves de plástico o nilón. También se recomienda el uso complementario de cepillos interproximales para alcanzar aquellos espacios donde los cepillos convencionales no llegan. 

El tiempo mínimo de cepillado debe ser de entre 2 y 3 minutos.

Uso de enjuague bucal

Una vez realizado el cepillado dental, complementa el mismo con un buen enjuague bucal que sea antiséptico y que contenga flúor.

Ten presente que no sólo debe ser efectivo contra el mal aliento sino también eliminar los residuos de comida que pueden haber quedado. El tiempo de enjuague está entre los 60 y los 90 segundos.

Seda dental

También llamada hilo dental la debes utilizar para limpiar los espacios interdentales donde las cerdas del cepillo no alcanzan, recomendamos las que tienen cera para que facilite el paso entre diente y diente.

Frecuencia con la que se debe realizar la higiene oral

Lo ideal es que te hagas esta higiene después de cada comida, al momento de levantarte y antes de acostarte, teniendo cuidado de no comer nada después de esta última sesión.

Ahora, en los casos en los que no puedas hacerla bien sea por estar de viaje o en otro sitio fuera de tu hogar, puedes masticar chicle sin azúcar y tomar mucha agua. Esto hasta que tengas la oportunidad de hacértela completa.

Visita periódica al odontólogo

La visita periódica al odontólogo permitirá que en su revisión pueda detectar algún tipo de anomalía con la suficiente antelación para que su tratamiento resulte mucho más sencillo. Igualmente en dicha visita se realiza la limpieza dental de ser necesaria.

Este último procedimiento es muy importante ya que con él se elimina la placa dental o sarro que es el primer paso hacia la gingivitis. 

Por otra parte, esta placa endurecida también tiende a mantener ocultas otras afecciones dentales como la caries en los cuellos de los dientes, a tal punto que son diagnosticados de manera tardía, con las consecuencias que esto implica.

Se recomienda que esta visita se realice como máximo, cada 6 meses.

Como habrás podido observar la prevención en la salud bucodental es un procedimiento muy fácil, que aunque es sencillo de llevar a cabo, nos evita una gran cantidad de molestias, dolores y riesgos de enfermedades que pueden afectar a nuestros dientes. 

Tal y como lo dice el antiguo proverbio “más vale prevenir que curar”.

En Clínica Dental Son Ferriol disponemos de los mejores servicios de odontología en Palma de Mallorca.

Puedes pedirnos cita en el 971 427 277 o en el 608 177 052 también por Whatsapp